Máscara de diablo

La máscara de diablo está tallada y vaciada en madera de aguacate con aplicaciones de cuernos de chivo, barba de crin de caballo y una guía de listones con cascabeles que penden sobre las astas. Las facciones, que representan a un diablo sonriendo, se delinearon mediante recortado para los ojos, alto relieve para la nariz y líneas esgrafiadas sobre el rostro. La decoración final se realizó con pintura industrial y consiste en bandas de color azul, blanco, verde, amarillo y rojo.

Esta figura antropomorfa se porta en los ritos y danzas del carnaval. El rostro representa a un diablo, uno de los personajes relacionados con los seres sagrados de la Tierra y el mundo subterráneo, ámbitos del Universo donde actúan los “aires malignos” y el Señor del inframundo, Zìthü (el viejo, el devorador de los humanos), al que se equipara con el Diablo de la tradición judeocristiana y se le representa como él.

El carnaval forma parte del calendario ritual vinculado con el ciclo agrícola. El objetivo de la celebración es contrarrestar el mal y encausar acciones benéficas para el equilibrio del Universo, que posibilita los beneficios para la salud, la actividad agraria, la seguridad social y la prosperidad económica.

Mtro. Arturo Gómez Martínez
Curador-investigador, MNA

Grupo étnico: otomí
Procedencia: San Bartolo Tutotepec, Hidalgo
Fecha de creación: mediados del siglo xx
Materiales: madera, cuerno, crin, listones y cascabeles
Medidas: 42.4 cm × 23 cm  × 15.5 cm
Ubicación: Sala Otopame
Técnicas de manufactura: tallado, vaciado, pintado y clavado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *