Terno maya

El terno se remonta al siglo XIX como una variante de mayor lujo respecto al tradicional hipil (huipil) maya, el cual fue empleado para mostrar cierto estatus social. Su uso se generalizó entre las mujeres indígenas y mestizas, por su funcionalidad para el clima caluroso de la península. Lo adoptaron para la noche del carnaval, el baile de vaqueria o como traje de bodas, distinguiéndose del terno típico y colorido, por ser de color blanco que le dió un sentido de sofisticación.

Terno maya

Este terno fue elaborado en Valladolid, Yucatán,  es de manufactura doméstica. Combina el cosido a máquina y a mano. Las telas de algodón con las que se confeccionó son de color blanco. El cuerpo del huipil está adornado por cinco finas alforzas en los hombros y otras seis en el ruedo. El cuello sobrepuesto es de satín, y, al igual que el ruedo, presenta una técnica de bordado en punto de cruz, con motivos florales, que representan ramos de rosas (amarillo, rosa y rojo), claveles (rojos y violetas) y otras flores (lilas y azules). Todas ellas tienen un efecto de profundidad y sombra, aspectos que son matizados con hilos del mismo color en diferentes tonalidades. El diseño del terno se complementa con encajes de tonos blancos, así como por  sutiles transparencias y calados.

Dr. Miguel Ángel Rubio
Curador-investigador, MNA

Nombre: Terno.
Grupo étnico: Maya´wiinik/ maya.
Procedencia: Valladolid, Yucatán, México.
Material: Muselina, raso, organdí e hilos mercerizados.
Técnica: Punto de cruz.
Fecha de creación: Primera mitad de siglo XX.
Dimensiones: 1.16 x 0.63 cm.
Uso y función: Indumentaria festiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *